Dolor de talón, ¿Espolón calcáneo o fascitis plantar?

La talalgia o dolor en el talón es la lesión más frecuente en el pie. Según su origen, las podemos clasificar en distintos grupos:

  • Metabólicas: ocasionadas por enfermedades reumáticas, gota, diabetes o hipotiroidismo entre otras.
  • Neurológicas: principalmente ocasionadas por una lesión o un atrapamiento nervioso que se ve reflejado en el pie, aunque la lesión puede encontrarse en el propio pie o a niveles superiores (columna vertebral, por ejemplo).
  • Mecánicas: ocasionadas por un exceso de peso, tener un pie excesivamente plano o muy cavo, sobreuso en la práctica deportiva o en la actividad laboral.

La fascia plantar es una fina banda de tejido aponeurótico que discurre por la planta del pie y abarca desde el talón hasta las cabezas de los metatarsianos. Se trata de un tejido elástico, principalmente compuesto por colágeno entre otras sustancias.

La fascia plantar, tiene una función muy importante a nivel biomecánico, siendo la responsable de proteger los metatarsianos, mantener el arco plantar y actuar como muelle al caminar para ahorrar energía. Debido al exceso de peso, pasar muchas horas de pie, o a un fallo mecánico como puede ser la hiperpronación, la fascia plantar puede inflamarse y degenerarse, dando lugar a la aparición de la temida fascitis plantar. Otra de las causas la encontraremos en el cambio de uso de un calzado normal o con el talón un poco elevado, al uso de sandalias, chanclas y en general calzado muy bajo. Esto generaría un aumento de la tensión en la fascia plantar ocasionado por un estiramiento excesivo desde el tendón de Aquiles y sería la principal causa de la aparición de fascitis plantar a partir de la mitad del verano.

 

Inflamacion fascia plantar

Imagen representativa de la fascia plantar.

 

Diagnóstico: Muchas veces, confundimos el espolón calcáneo con la fascitis plantar. Cuando al realizar una radiografía observamos que aparece una pequeña osificación en el tubérculo postero-interno del calcáneo podremos decir que existe un espolón calcáneo, pero si no aparece y en cambio al realizar la ecografía vemos una inflamación de la fascia, alguna rotura o cambios en el patrón de la misma, entonces hablaremos de fascitis plantar. La radiología simple no es de ninguna utilidad en el diagnóstico de la fascitis plantar, siendo necesario recurrir a la ecografía o a la resonancia magnética (RM) para un correcto diagnóstico de nuestros pacientes. Aunque la mayoría de las veces podemos llegar a un diagnóstico acertado a través de la anamnesis y una buena exploración clínica, es de vital importancia recurrir a alguna de estas pruebas diagnósticas para poder administrar el tratamiento más adecuado, ya que podríamos confundir algunas de las patologías que cursan con sintomatología parecida como pueden ser atrapamientos de nervio de Baxter, enfermedad de Ledderhose, entre otras con una fascitis plantar.

 

Ecografía fascitis plantar.

Imagen ecográfica comparativa en paciente con fascitis plantar izquierda.

 

Tratamiento: Al igual que en otros tipos de dolor en el pie, el tratamiento de la fascitis plantar tendremos que plantearlo desde técnicas más conservadoras hacia otras más invasivas.

El primer paso para poder plantear una solución al dolor de talón sería visitar a su podólogo en Málaga para que le realice una exploración biomecánica con estudio de la pisada y le diagnostique adecuadamente. Una vez diagnosticado podremos plantearle el mejor tratamiento para la fascitis plantar en base a las necesidades de su caso concreto. Normalmente se propone tratamiento mediante soportes plantares (plantillas personalizadas) y tratamiento de fisioterapia. Las plantillas a medida tratarán de compensar el defecto biomecánico que estar produciendo la lesión, y el trabajo con su fisioterapeuta le ayudará a mejorar la elasticidad de la musculatura adyacente, relajará los tejidos, reducirá la inflamación y le aliviará el dolor. A nivel de fisioterapia solemos recomendar 3 grupos de ejercicios:

  1. Liberación de tensión en los tejidos pisando una pelota de golf en sentido antero posterior del pie y latero medial. También pueden realizarse los mismos ejercicios con una botella de agua congelada o con una lata de refresco muy fría para que actúe como antiinflamatorio.
  2. Estiramientos, principalmente de los músculos gemelos y psóleos, que son los que con mayor frecuencia se ven involucrados en este tipo de lesiones.
  3. Fortalecimiento de la musculatura intrínseca del pie para que actúe como herramienta protectora de las tensiones originadas en la fascia.

Todo esto podemos complementarlo con terapias físicas (laser, por ejemplo) que nos ayuden a reducir la inflamación y a regenerar los tejidos dañados.

Si el primer escalón no ha sido efectivo o el paciente quiere acelerar el periodo de recuperación, podemos recurrir a las infiltraciones ecoguiadas. En la infiltración para la fascitis plantar se suelen utilizar antiinflamatorios y corticoides, colágeno y factores de crecimiento (plasma rico en plaquetas (PRP)) bajo control ecográfico para obtener resultados más satisfactorios.

 

PRP- Factores de crecimiento

Imagen de la preparación de factores de crecimiento (Plasma Rico en Plaquetas (PRP) para controlar el dolor y la inflamación, así como regenerar el tejido dañado.

 

Existe un pequeño porcentaje de casos donde no se consigue resolver el problema y entonces tendremos que recurrir a la intervención quirúrgica para la fascitis plantar. La operación de espolón calcáneo y fascitis plantar, tradicionalmente se realizaba mediante cirugía de mínima incisión, pero actualmente estamos realizando técnicas de cirugía para la fascitis plantar donde con una aguja y una incisión de 1 o 2 mm podemos ofrecerle solución a su dolor en el talón mediante una intervención quirúrgica que se realiza de manera ambulatoria, bajo anestesia local y que normalmente no requiere baja laboral. El paciente saldrá caminando de la consulta después de ser operado y podrá volver a la actividad deportiva de manera progresiva a partir de los 14 días, aunque necesitará algo más de un mes para empezar a correr nuevamente.

Recuerda siempre que no todos los dolores del talón serán una fascitis plantar. En Podólogo Málaga.- Clínica Podológica Málaga Centro estamos especializados en el diagnóstico y tratamiento integral de la fascitis plantar, tanto a nivel podológico como de fisioterapia en Málaga, ofreciéndoles todo tipo de soluciones, incluidas infiltraciones ecoguiadas de plasma rico en plaquetas (PRP) y operación de fascitis plantar.

Si tienes dolor en el talón, no dudes en concertar una cita para que te valoremos y te ofrezcamos la mejor solución a tu problema.

 


¡Lo bueno se comparte! Gracias Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone