Operación de juanete. Cirugía de juanete o de Hallux Valgus.

¿Qué es un juanete?

La deformidad del juanete o Hallux Valgus (HAV) es una enfermedad que consiste en la desviación tanto del metatarsiano como del primer dedo del pie, que en numerosas ocasiones acompaña la aparición de un burnion (deformidad o bola que suele aparecer sobre la articulación metatarsofalángica) y que suele cursar con dolor, incapacidad para calzarse y un aspecto poco estético tanto del dedo como del pie en general. Su aparición es más frecuente en el género femenino y en edades en torno a los 60 años, si bien puede aparecer en personas de ambos géneros y de cualquier edad, incluso se dan casos de niños que ya presentan esta deformidad en el momento del nacimiento, siendo ocasionado en estos casos por un factor genético o una posición inadecuada dentro del vientre materno.

Deformidad de juanete ó HAV

Deformidad de juanete donde apreciamos la desviación de los huesos, desestructuración de la articulación metatarsofalángica, y enrojecimiento e inflamación ocasionados por el roce con el calzado.

 

 

Causas:

Al hablar de las causas del juanete, nos vamos a plantear principalmente una de las 3 siguientes: aspectos genéticos, factores biomecánicos y el uso del tacón y calzado de punta estrecha.

La genética es la información que nos transmiten nuestros antecesores y la misma puede hacernos desarrollar el juanete siendo jovencitos o en edades más avanzadas.

La biomecánica es la responsable del movimiento humano, es decir que en función a nuestra manera de caminar tendremos una mayor o menor disposición para desarrollar HAV. Como norma bastante generalizada, vamos a encontrar que la persona tiene los pies planos suele tener una mayor predisposición para sufrir dolores de juanete.

El calzado de tacón y de punta estrecha será responsable del juanete en la medida en que se van a ver alterados tanto el ángulo de ataque de los metatarsianos (un ángulo elevado predispone la aparición del juanete), como el espacio en la parte delantera del pie (se verá disminuido y favorece la aparición de la deformidad).

Rx juanete descalzo vs. calzaddo

Comparación radiográfica de la disposición de los huesos y formación del juanete en el pie descalzo y en el interior de una bota con tacón.

 

Diagnóstico:

Para el diagnóstico del HAV nos vamos a fijar en primer lugar en las vivencias y sensaciones del paciente, ya que de la manera cómo percibe el paciente su experiencia y dolor, nos plantearemos unos tratamientos u otros. También deberemos realizar una minuciosa exploración visual de la desviación, analizaremos la presencia de irritación en la piel ocasionada por el roce, y realizaremos un estudio biomecánico de la pisada en busca de alteraciones a la hora de caminar.

 

La prueba complementaria de elección es la radiografía simple que, realizada desde distintas proyecciones nos permitirá valorar la deformidad y los ángulos de los huesos, además de la calidad ósea, cosa que nos aportará la información necesaria para poder decidir el tipo de tratamiento así como la técnica a emplear.

 

Rx-juanete

Radiografía donde se aprecia la desviación del 1er. metatarsiano y dedos ocasionando un juanete.

Tratamiento:

Los tratamientos para el juanete son muy diversos y van desde aquellos remedios para el dolor del juanete sin realizar ningún tipo de corrección, hasta la cirugía del HAV que se establece como el tratamiento correcotr y más cruento, a realizar sólo cuando han fracasado los tratamientos conservadores.

Entre los conservadores encontramos la utilización de separadores de silicona, correctores nocturnos y diurnos, vendajes funcionales y masajes para frenar el avance de la deformidad, o el uso de soportes plantares a medida (plantillas) para intentar compensar las causas biomecánicas.

Otras opciones serán las infiltraciones de factores de crecimiento (PRP) y el ácido hialurónico intraarticular que, si bien no corrigen nada de la deformidad, mejoran muchísimo la sintomatología por actuar como nutriente de la articulación, crear un espacio para evitar el roce de los huesos, y actuar como si fuera un “aceite” lubricante de las carillas articulares. En nuestra experiencia todos los tratamientos infiltrativos que hemos administrado a día de hoy para la patoología de HAV han demostrado una gran eficacia en aliviar el dolor del juanete, situación que ha permitido a nuestros pacientes retrasar y programar con tranquilidad la fecha para operarse.

Cuando nada de lo anterior obtiene buenos resultados, es el momento de plantearnos recurrir a la cirugía.

La cirugía de juanete se realiza con anestesia local y de manera ambulatoria, pudiendo el paciente regresar a casa ese mismo día.

La cirugía mínimamente invasiva, cirugía percutánea del pie o llamada de forma errónea “operación del juanete por láser”, consiste en limar el hueso a través de una pequeñísima incisión (2-5 mm) mediante la utilización de una fresa similar a la que usan los dentistas a la hora de poner un empaste para “comer” el hueso de manera precisa y alinear el dedo. Tiene como ventaja un menor tiempo de convalecencia, aunque para que los resultados sean exitosos es clave elegir el paciente adecuado para realizar estas técnicas, estando mejor indicada en estadíos iniciales del juanete. Las técnicas tradicionales o abiertas nos permiten trabajar con un campo quirúrgico más amplio, cosa que nos facilitará la visión de todas las estructuras, y al mismo tiempo normalmente serán de elección para casos más complejos y evolucionados en el tiempo, aunque la recuperación suele ser más lenta y la cicatriz de dimensiones algo mayores. De cualquier manera, siempre hay que estudiar cada caso de manera pormenorizada y será el podólogo cirujano el responsable de decidir la técnica a emplear, ya que depende del tipo de juanete, calidad osea, actividad deportiva y laboral del paciente el que nos decantemos por una u otra técnica.

 

Antes / Después Operación juanete.

Antes y después de una paciente intervenida de juanetes.

Al salir del quirófano el paciente se irá a casa caminando por su propio pie con un calzado específico y precisará un periodo de 2 a 6 meses para encontrar la curación definitiva a su problema.

En Podólogo Málaga – Clínica Podológica Málaga Centro estamos especializados en el tratamiento y operación de juanetes, así que si sufres dolores de juanete y te estás planteando la operación del pie, no dudes en pedir consejo sin compromiso a tu podólogo en Málaga, previa cita en el teléfono 952313752 o en el correo info@podologiamalaga.es y, tras realizar una minuciosa historia clínica y valoración sobre tu caso te plantearemos el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades.


¡Lo bueno se comparte! Gracias Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone