Podólogo Infantil en Málaga


Salvo casos muy severos, es a partir de los 3-4 años cuando se recomienda acudir al podólogo para que valore la necesidad de instaurar tratamientos para corregir las anomalías de la marcha.

El objetivo que se persigue normalmente es llegar a una corrección definitiva de la misma, aunque esto no siempre es posible. Los soportes plantares (plantillas) la mayoría de las veces no perjudican al desarrollo del cuerpo en crecimiento, pero no por ello debemos aplicar este tratamiento de manera indiscriminada y siempre hay que hacerlo de manera justificada. Es entonces cuando nos planteamos iniciar un tratamiento para prevenir dolencias futuras. Normalmente es a partir de los 10 – 12 años cuando el cuerpo del niño comienza a acusar los problemas que no han sido detectados y tratados en la infancia, de ahí la importancia de acudir y tratar de manera preventiva estas patologías.

Otros problemas susceptibles de tratamiento en el niño son las deformidades y desviaciones de los dedos, las uñas encarnadas y las verrugas plantares, entre otras patologías.


¡Lo bueno se comparte! Gracias Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Translate »